Biográfico

Paul Jenkins, (ni idea como se llama esta pintura).


Mi alma nunca estuvo planteada mas claramente. Soy una mancha habitando el caos. Por todos lados tu nombre me desdibuja, dejo de tener forma clara cuando te pronuncio.
Soy como un violín y su música, mezclados ambos en el aire. No se si antes fui uno, o el otro, ahora soy los dos a la vez.
Soy la mitad de mi mismo.




2 comentarios:

Claudio dijo...

¿Qué insondables figuras y contrafiguras, además del violín, se esconden detrás de esa amalgama de colores? Mejor no ponerle título.

Un saludo.

malabaresque dijo...

No sé de dónde sale tanta danza traída por un título inexistente.

Pero tengo clara la obligatoria necesidad de ausencia para que los colores se hagan cargo del vacío.

Publicar un comentario