Reviviendo

La Victoria (1939), Raquel Forner

No es tu cuerpo el que perdió las partes, es mi recuerdo ansioso el que nunca llega a reconstruirte entera antes de querer pasar mis manos sobre tu piel, insinuando que pueden más que lo que en realidad pueden. Te pido que me perdones. Nunca quise que pasara todo eso.

EDIT: Justo cuando sentí que mis manos habían dejado de existir encontré que estaban ocupadas intentando tocarte, desapareciendo de mi vida para hacerse presentes en el recuerdo, donde te veían, incompleta pero te veían.

3 comentarios:

un usuario del SAT dijo...

amigos, soy francis Elizalde, quien os pidió permiso para reproducir Le cauchemar.
el comentario se me ha estirado un poco. Si lo mirais en http://anochecuandodormia.blogspot.com/ vereis que ocupa cinco sueltos.
Espero no desmerecer demasiado


un abrazo y gracias
Francis

maria dijo...

Fabuloso, fabulosas palabras, fabuloso conjunto...

Claudio dijo...

Qué manera tan expresiva y poética de pensar esta pintura de Forner. No se me ocurre ni remotamente algo más ingenioso que describa tan cabalmente este "cuadro de situación".

Publicar un comentario