Sombra al frente

Un dimanche après-midi à l'Île de la Grande Jatte (1884-1886), Georges Pierre Seurat

No sé qué cuestión psicológica me hará sospechar que en esa tarde de domingo pintada durante dos años por Seurat hay mucha gente, pero que está totalmente desconectada. Como si fuera demasiados para poderse elegir, como si estuvieran esperando ridículamente la aparición de alguien mejor, amparados en lo numérico que les dicta que si hay más personas, hay que esperar más hasta decidir con quién relacionarse. Calculadores solos...

7 comentarios:

Claudio dijo...

¿Cautos? ¿Precavidos? ¿O quizá simplemente experimentando la soledad en medio de una multitud?

franco dijo...

Me vas a tener que contestar vos esas preguntas... a mí me dejó con un gusto rarísimo ver ese cuadro.
Lo de que experimentar esa soledad sea simple, no sé. Simple de ver desde afuera. De adentro es un bajón. Encima no tenían blog.

Claudio dijo...

La verdad es que yo sí tengo blog, pero no estoy en condiciones de contestar absolutamente nada. Pero es cierto, deja un gusto, cuando menos, extraño. Y tal vez por eso mismo me resulte tan fascinante.

matías dijo...

y si te fijas la minita de la derecha tiene un mono en una correa, eso es raaaaarisimoooooo, y en el fondo a la derecha bien pequeñito hay un dalmata que le esta alcanzado un palo a un tipo de pantalones a rayas que no llego a salir en la foto....

V a v o dijo...

Tal vez se demoro dos años por q cada día escogía solo a una persona, por eso se sienten tan desconectadas, no estan ahi juntas estan ahi cada una en su día.

Y Matias tiene perfecta razon, no salio en la foto, pero se le puede ver en los ojos del perro y efectivamente es un pantalon a rayas.

franco dijo...

Están los dos locos :P

n@no dijo...

Es como si se hubiese sentado a ver que pasa un domingo en los bosques de Palermo ... excelentes TUS blogs!

Publicar un comentario